sábado, 27 de enero de 2018

Madre

Me encuentro viendo esos ojos enfermos. Aunque no tenía la idea exacta de lo que me pasaba. Mi madre dijo siempre que nací débil de salud y con cualquier aire moriría sin remedio. No sé lo que veo en mis ojos, por momentos parecen ser normales y en ocasiones los veo demasiado rojos y hasta amarillos.

Mamá decía que el hígado se me estaba empezando a enfermar, si seguía jugando con los niños de la cuadra, quienes podrían tener mil enfermedades sin atender por sus padres, que los saltaban como ganado pastoreado en la pradera dañina y tóxica de concreto. Es bastante incómodo salir con toda esa cantidad de querer es en plena primavera. Pero el clima podría cambiar de un momento a otro y empaparme , provocándome una severa pulmonía, dejándome tendido en la cama de un hospital por cuarta ocasión en el año.

Viven millones de microbios ansiosos de entrar en mi cuerpo. Filosos dientes y garras sangrantes persiguiéndome a cada paso que doy. Como entran en mi cuerpo y comienzan a destrozar todo a su paso. Mamá solía contarme esas historias para protegerme. El resto de mi familia consideraba que ella exagerada. Hasta mi padre, cansado de su comportamiento, decidió abandonarnos y buscar una nueva familia. Mi madre lo desquiciada.

Muchas veces vi en sus ojos las ganas retorcerle el cuello cuando le presentaba una comida insípida y sobrecosida, carente de atractivo visual y con un aspecto aberrante y sin muchas ganas de ser sugerida por el cuerpo. Jamás pudo entender que lo hacía por protegernos… por nuestra salud.

Al día de hoy puedo agradecerle el haberme contado sus historias. Vivo aislado del mundo, escuchando en las paredes como esos microbios y enfermedades arrastran sus garras filosas contra las paredes. Como sus ojos vigilantes caen sobre mi, acechándome como un león a su presa. Es un tic tac agonizante el tiempo, es un clap clap, sus pasos recorriendo las paredes. Miles de zumbidos aterrorizando mis oídos. Sus ojos vigilantes y chorreantes de pus pestilente, capturando mis lentos mis movimientos para el contraataque.

Guardo bajo la cama miles de desinfectantes para aniquilación los monstruos que amenazan mi vida. Peleó a diario contra las personas que me tienden la mano para saludarme. Me hacen sentir un bicho extraño cuando rechazó de tajo sus muestras de afecto. No deseo tener ojos amarillos, no quiero que se vuelvan a comer mi hígado. No quiero que me asfixien lentamente cuando estornudan cerca de mí. No quiero tomar su mano y esos bichos martirizando mis intestinos y mi estómago.

No quiero comenzar a sangrar por cada poro de mi cuerpo. No quiero desfallecer morir en plena banqueta como esos vagabundos o gente mal habida que amanecer inertes sobre las bancas de los parque y tratados como perros en una fosa común. No deseo ser devorado por dentro por algo haciéndome estallar cada víscera dentro de mí. No quiero ser un perro solitario muriendo miserablemente sobre el asfalto, sometido a la indiferencia de la humanidad sin sentimientos y con total falta de higiene. Esos que condenaron como lasciva y peligrosa, a mi madre, por sus enseñanzas.

Nancy BlueAngl

sábado, 20 de enero de 2018

Alexitimia

Alexitimia

Encerrado bajo caparazones de armadura
Yacen quietas mis marejadas
Bajo una fuerte franja de concreto
Encuentra mi frágil alma.

Inexpresivo mi rostro
Camino vacío hacia la vida.
Sin palabras ardientes ni quemantes,
Navego en una falsa cobardía.

No es un trastorno de la mente
Me dice el loco psiquiatra,
Tan sólo un rasgo característico
De una personalidad innata.

Difícil es verbalizar emociones
Nadan en aguas amargas mis sensaciones.
Acción mi función a situaciones
Pensamiento concretista en conversaciones.

No hay origen exacto
Para esta cruel calamidad.
Mi apuesta a la genética
Con otra explicación a mi realidad.

No reprimo mi sentir
Soy incapaz de fantasías
Genio robótico es mi vivir
Asesino mortal de melancolías.

Alexitimia
Sin sentir,
Sin palabras,
Sin morir.

Nancy BlueAngl

Pensamientos

Elaborando conceptos y conocimiento,
Contenidos dentro del proceso mental.
Imágenes, melodías y canciones por un momento
Partes de mi juicio elemental.

Se van construyendo figuras
Palabras ordenadas y firmes
Frases llenando las ranuras
Haciendo a mis pensamientos libres.

Solucionando problemas de vida.
Acomodación de esquemas y representaciones
Clavadas en mi mente noche y día
Convertidas, a su tiempo, en acciones.

Contenido de una actividad mental
Información por la cual nos comunicamos.
Agrupación de objetos total,
Van formando nuestros pensamientos.

Son de distintas formas
Con palabras y razonamientos,
Con situaciones y diversos temas
Acomodan cada uno de nuestros movimientos.

Conceptos definidores de la realidad
Describe la escena de cada día
Más juicios encerrados en la mentalidad
Mueven mi mundo y mi fantasía.

Razonamientos y conceptos
Información y juicios
Conclusiones y discernimientos.
Decisiones forman mis pensamientos.

Nancy BlueAngl

sábado, 13 de enero de 2018

Habla conmigo

Queridos padres:

El cual me puedo comunicar con ustedes. Y es que en los últimos días he vivido cambios que han despertado nuevas facetas en mi, no es que me haya convertido en un ser extraño, canceló me siento como si tuviera múltiples personalidades.

Sé que hoy ya no soy un mundo de juegos y enseres infantiles. El mundo creció para mi. Colores nuevos se rebelan ante mis ojos tratando de entender a dónde pertenecen, donde la inconciencia se va perdiendo y la conciencia se hace cada día más presente. Me debato en un mar de nuevas sensaciones y emociones cambiantes en cada minuto que recorro en esta vida.

Trato de entender el nuevo horizonte frente a mí, buscando mi lugar en el espacio. No gritó por revelarme, tal vez Quiero que mi voz se escuche y encontrar las respuestas a tantas preguntas sin sentido.

No tengo una receta mágica para poder transmitir mi sentir en palabras entendibles. No es fácil vivir entre la confusión de ser un niño y tal vez ya no serlo. No puedo sólo con este paquete emocional llevándome y trayendome a través de pensamientos e ideas complejas.

Habla conmigo del calor invadiendome y las palpitaciones en mi cuerpo.

Habla conmigo de las nuevas ideas en mi cabeza y cómo aprender a discernir aquellas que me digan quién soy en realidad.

Habla conmigo acerca de las nuevas experiencias fantásticas y peligrosas a la vez.

Habla conmigo de mis ropas incomprensibles, sin hacerme sentir que te doy vergüenza.

Habla conmigo de esas modas modernas sin pretender vestirme a tu imagen.

Habla conmigo acerca de esos peinados y cortes locos que forman parte temporal de mi adolescencia.

Habla conmigo sin emitir tu juicio acerca de lo que pienso o siento.

Habla conmigo desde el amor que sientes por mí y nos hizo coincidir en esta vida.

Habla conmigo tan sólo para conocer mi nuevo yo.

Nancy BlueAngl

Vigorexia

Soy reflejo

Soy figura

No soy tiempo

Soy perfecto

Veo mi forma que exacta,

cuál Dios nacido en el Olimpo.

Veo mi fuerza como la escarcha

adoración perfecta que no impidió.

Tiempo sobre tiempo trabajando

Cada parte de mi sin descanso.

masa muscular el objetivo

cuerpo correcto... adictivo.

Restrinjo los males alimenticios,

como uno de mis males necesarios.

Trastornados y compulsivos vicios

ansioso de lograr alto Impacto.

Imágenes mentales disformicas

atormentando mi vida.

Figuras deformes amorficas

aparecen ante mi vista.

Bajo los moldes complacientes

espero construirme

enterrando mis temores

encerrando mis horrores.

Vigorexico de forma anormal

buscando la normalidad

en un monumento de papel.

Nancy BlueAngl

domingo, 24 de diciembre de 2017

Tablet del infierno

Siento como las manecillas del reloj martillan mi cabeza a cada segundo. Un lento y mortal tic tac, tic tac… Han pasado tan solo cinco segundos y mi cerebro lo vive como si fuera una lenta agonía. Tic tac, tic tac, suena en mi espacio tiempo y no deja de repetirse el golpeteo entre las cuatro paredes de mi cuarto, entre cada prenda de ropa arremolinada por todos lados, en el escritorio, en la cabecera, en los cajones, aún en los lápices que he aventado contra la pares y se han regado por todos lados. Es imparable el tormento.

Voy viviendo lentamente cuando esa superficie fría y rígida la recorría con mis dedos -¡aahh!- La tranquilidad llenaba mis adentros, cual agua al sediento… tic tac, tic tac…
-¡¡¡Han pasado otros 4 minutos mortales!!! ¡¡¡¿Cómo es que no pueden entender, que ella es el aire que respiro?!!!- Estoy danzando entre la locura y la cordura. Como quisiera tenerte entre mis manos, acariciar su firme y eléctrica figura. Haciendo hervir mi sangre, cual lava volcánica. Sin embargo, estoy encerrado entre cuatro paredes, anhelando desangrar al dueño de cada voz inútil que pregunta como estoy.

Tan solo son una parvada de estúpidos, ingenuos que creen saber que esta, mi demencia, tiene cura. -¡¡¡Claro que la tieneeeee!!!- Mis gritos nadie los escucha -La necesito, cual heroína corriendo por mis sangre!!!-

Deambulo cuál maniático en el cuarto acolchonado de un centro psiquiátrico, desesperado por encontrar mi libertad y mi cuadrática cura. Intento no imaginar las mil y un formas violentas con las que podría salir de mi prisión. Con la furia más hirviente recorriéndome las venas, los huesos, los músculos y cada célula mía. Golpear, hasta dejar regada su sangre por todo el cuarto, de cada uno de los que me tiene lejos de ella. Sin conectarme al mundo virtual en el cuál me hace tan feliz. Mi amor, mi delirio, mi condena.

O quizás torturarlos lentamente con el cable de su cargador. Ver como la respiración los abandona, hasta quedar como una uva sobre el suelo. Sus ojos buscando ayuda que jamás llegará. Esa misma ayuda santa que me niega salir de este lugar. Para encontrarla, tocarla, encenderla… -¡¡¡Aún no entiendo porque me hacen esto!!!-

Ahogando mis gritos de desesperación para evitar otra cantaleta o más medicinas que me tienen moribundo. –¡¡Esto no es como sanar una herida con una bandita!!- mi furia se intensifica con ese tic tac infinito. Pero creen que mi cama revuelta, los zapatos regados, esos cientos de libros con los cuales planearon convertirme en profesionista me harían olvidarla, están muy equivocados. -¡¡¡No la dejaré!!!- Esa ventana, sin chiste, con vista a la calle llena de patéticos conformistas. Esos que me miran y huyen de mi como si vieran a un enfermo desquiciado.

Hasta mis amigos se alejaron, no entendieron mi necesidad, me veían como otro demente más, prisionero de la tecnología.

-¡¡¡Necesito de mi Tablet, de su conexión virtual!!!- Esa que me lleva al infierno del cual no quiero salir. Con miles de amigos en red y soluciona las dudas de mi existencia. Yendo en contra de las costumbres y los buenos hábitos. Me posee en tiempo y espacio. Degollando lentamente a cada padre y hermanos, cuando en las redes de su mundo, les cierra su gran boca para que no terminen con este infinito del Internet y su conexión directa a mi alma corrompida.


Nancy BlueAngl


Fotografía de Nancy BlueAngl
El ojo mecánico de mi alma http://elojomecanicodemialma.blogspot.mx




martes, 5 de diciembre de 2017

Dueléme amor

Segregación de sustancias
por placer de tenerte
de romper en magias,
la oportunidad de quererte.

Latiendo en la química de tu aroma
siguiendo tu huellas.
Compatibilidades placenteras
a mi corazón lo liberan.

Un toque de dopamina
por el regocijo de conocerte,
más feniletiamina 
flotando en mil nubes al Oeste.

Serotonina invasora
Me das “autocontrol".
Norepinefrina constructora
de mi euforia y excitación.

Oxitocina segregada,
monogamia de este amor.
Vasopresina destilada
a mis celos sin control.

Dramas y caprichos,
y mis llantos incontrolables.
Mutación en abismos
de este amor imperdurable.

Estimulando mi apego
subidas y bajadas al desamor.
Cancerbero cruel de mi cerebro
mi corazón roto ejecutor.

Déjame morir tranquila
en éste maremoto de sensaciones
déjame morir tranquila
cercenada por mis emociones.

Duéleme amor,
destrúyeme en este infinito.
Duéleme amor
acuchilla sin piedad, lo más bonito.

Nancy BlueAngl

Fotografía de Nancy BlueAngl
El ojo mecánico de mi alma http://elojomecanicodemialma.blogspot.mx